Las mujeres en la construcción: Oportunidades en una industria en crecimiento.

Desde el auge del sector manufacturero durante las dos guerras mundiales hasta la Gran Recesión de 2008, el mercado laboral estadounidense ha experimentado varios cambios importantes en los últimos 100 años.

A partir de la década de 1960, Estados Unidos experimentó un fuerte aumento de la mano de obra femenina que continuó en la década de 1980.

Este aumento se desaceleró en la década de 1990 y desde entonces se ha nivelado, con un 56,9% de mujeres participando en la fuerza laboral en 2019. 

Mientras que representan más de la mitad de todos los trabajadores en ocupaciones como la educación y los servicios sanitarios, las actividades financieras y la hostelería. 

Las mujeres siguen estando muy poco representadas en la agricultura, la minería y la construcción. De hecho, las mujeres representaron solo el 10,3% de la mano de obra de la construcción en 2019.

En 2019, el 57% de las mujeres participaron en la fuerza de trabajo de Estados Unidos. Pero solo el 10% de la fuerza de trabajo de la construcción eran mujeres. Este sector representa una gran oportunidad para que las mujeres accedan a puestos de trabajo estables y bien remunerados que van desde técnicos de campo a carpinteros o directores de proyectos. ¿Y lo mejor? Los expertos pronostican que este sector experimentará un crecimiento superior a la media hasta 2026.

Exploremos cómo es ser una trabajadora de la construcción, incluyendo estadísticas, beneficios, barreras e iniciativas diseñadas para ayudar a las mujeres a tener éxito en este campo tradicionalmente dominado por los hombres.

 

Algunos datos en España. 

El número de mujeres en el sector de la construcción desciende en el último trimestre, en España.  El dato de ocupación femenina más bajo del mercado, lejos del porcentaje alcanzado en agricultura (23,7), Industria (25,2%) y servicios (53,6). 

Ahora, en 2019 sólo el 9% de las personas que trabajan en la construcción son mujeres, aunque si miramos atrás, hace 10 años, este porcentaje era del 7,6%. 

 

Breve historia de la mujer trabajadora de la construcción.

Históricamente, las mujeres no han ocupado puestos de trabajo en la construcción, y es importante entender por qué. El factor más importante es el cultural: hasta mediados de la década de 1960 las mujeres no empezaron a llevar pantalones fuera de casa, y mucho menos a ponerse un casco y a ir a la obra con los hombres. La sociedad occidental se basó en los roles tradicionales del hombre y la mujer y, en el pasado, esta tradición desanimó a las mujeres a desempeñar trabajos en campos como la construcción y la ingeniería.

Sin embargo, las mujeres que se incorporaron a la fuerza de trabajo en los primeros años del movimiento obrero femenino a menudo se alejaron de los trabajos cualificados.

En su lugar, se dedicaban a ocupaciones que se consideraban «profesiones femeninas», como la enfermería, la enseñanza o el trabajo de secretaria. 

Las mujeres que optaron por empleos no tradicionales,  se encontraban con una respuesta poco acogedora tanto de sus compañeros masculinos como de otras mujeres que seguían aferradas a las tradiciones de la época.

En las últimas décadas, sin embargo, las mujeres han empezado a romper las barreras a las que se enfrentaban, buscando empleo en los oficios y en la industria en general. Su participación en la mano de obra de la construcción tiende a aumentar, y no sólo en los puestos de oficina y de dirección.

 

El aumento de las mujeres en la construcción.

Según el Institute for Women’s Policy Research, el número de mujeres que trabajan en los oficios de la construcción en 2018 fue el más alto de los últimos 20 años, gracias a un aumento del 17,6% en el crecimiento del empleo femenino entre 2017 y 2018, una cifra que eclipsa el aumento del 3,7% en el crecimiento total del empleo en la construcción en el mismo período. 

La proporción de todas las mujeres en la industria de la construcción también aumentó un 13,8% durante ese tiempo, lo que demuestra que cada vez más mujeres ven la industria de la construcción como una oportunidad de empleo viable.

 

Mayores oportunidades para las mujeres en la construcción.

Entonces, ¿por qué está aumentando el número de mujeres que optan por carreras en el sector de la construcción? Hay muchos factores personales y económicos que hacen de este tipo de empleo una opción ideal para las mujeres de todo el país.

Además, a medida que más y más mujeres eligen trabajos en la construcción, aumenta el número de mentoras en las asociaciones del sector, las iniciativas centradas en la mujer y las empresas de construcción propiedad de mujeres, lo que ayuda a que las más jóvenes lo vean como una posible carrera profesional.

 

Salarios y beneficios comparables.

Aunque todavía existe una ligera discrepancia en la industria de la construcción, la diferencia salarial entre hombres y mujeres es significativamente menor en este sector que en otros. Las mujeres suelen ganar el 99,1% de lo que ganan los hombres en la construcción. 

Muchos trabajos en la construcción sólo requieren un diploma de secundaria y formación en el puesto de trabajo, pero se pagan muy por encima del salario mínimo. Además, al tener la oportunidad de trabajar a tiempo completo en la construcción en lugar de tener varios empleos a tiempo parcial, los trabajadores reciben beneficios como seguro médico y tiempo libre remunerado.

 

Estilo de vida y satisfacción laboral.

Otro beneficio menos tangible para las mujeres que trabajan en la construcción es el aumento de su satisfacción laboral general. A diferencia de muchas oficinas, la construcción ofrece a los empleados la satisfacción de haber construido algo real al final del día. Ya sea la construcción de una nueva carretera, el cableado de una escuela o la finalización de las obras de ampliación de un hospital, el trabajo que realizan los trabajadores de la construcción puede afectar a la vida diaria de millones de personas.

Aunque mucha gente considera que los trabajos de la construcción son duros -y a veces sucios-, estos trabajos también ayudan a los empleados a mantener un estilo de vida activo. En lugar de estar atados a un escritorio todo el día, los trabajadores de la construcción son libres de moverse y trabajar con sus manos.

 

Barreras para las trabajadoras de la construcción.

El reciente aumento del número de mujeres en la construcción es prometedor para un sector que necesita trabajadores. Pero todavía existen barreras para las mujeres que eligen la construcción como carrera profesional. Mientras que algunas de estas barreras requerirán un esfuerzo continuo por parte de los empleadores para resolverlas, otras han empezado a desaparecer a medida que más y más mujeres eligen esta carrera.

 

  • Prejuicios inconscientes:

    Algunas actitudes y creencias están tan arraigadas en nuestra cultura que las decisiones de las personas se ven influidas por ellas sin que lo sepan. Por ejemplo, una empleada puede quedar fuera de los eventos sociales sin tener la oportunidad de tomar su propia decisión sobre su participación.

 

  • Discriminación de género:

    La discriminación es la decisión consciente de negar a las mujeres las mismas oportunidades o privilegios que se concederían a los hombres en el mismo puesto.

 

  • Mayor riesgo de lesiones:

Dado que la mayor parte de la mano de obra de la construcción es masculina, no siempre se dispone de equipos de seguridad diseñados en función de los datos antropométricos (medidas corporales) de las mujeres.

 

  • Falta de mentores femeninos:

    Cuando las mujeres entraron por primera vez en este sector de la mano de obra, gran parte de su formación fue impartida por hombres que no estaban dispuestos a ayudar a una mujer a avanzar en la industria. Hoy en día, todavía se puede mejorar, pero en general hay muchas más iniciativas y recursos de empoderamiento para las mujeres en la construcción.

 

  • Brecha salarial:

    Aunque la brecha salarial entre hombres y mujeres en el sector de la construcción es menor en comparación con otros sectores, sigue existiendo una discrepancia. Para superar esta barrera, los empresarios deben seguir comprometiéndose con iniciativas de diversidad que creen un lugar de trabajo justo y equilibrado.

 

LO QUE DICEN NUESTROS CLIENTES

Slide

Encantados de recibir máquinas nuevas de alquiler.

A.S. Servi-Conductos

Slide

Muy agradecidos por el trato recibido. Estamos encantados con el formador.

L.C.B Infraestructuras Retamares

Slide

Enhorabuena por el curso, ha sido muy bueno en contenido teórico y práctico. Ha gustado muchísimo.

B.V.F. Obra Social ABANCA

previous arrow
next arrow
¿Tienes dudas? Escríbenos y te contestaremos en unos minutos.